VIDEOS, REFLEXIONES, NOTICIAS Y MUCHO MÁS

¿Por qué asistir a un taller de predicadores?

¿Nacemos predicadores o nos hacemos predicadores?

Dios nos ha llamado a la existencia, nos ha dado una misión: ser santos, dentro de una vocación especifica, ya sea como laicos, religiosos o sacerdotes. Lo cierto es que Dios nos ha dotado de talentos naturales los cuales nos ayudarán a completar la misión que él nos ha encomendado. Definitivamente podemos tener cualidades para transmitir el mensaje de manera contundente, pero que podemos potenciar enormemente con una formación que contribuya, acreciente  y sume nuestras capacidades. Formarnos doctrinalmente, bíblicamente y añadir técnicas  de oratorias serán muy convenientes, pero nunca reemplazarán a mantener una  vida de oración, comunión con Dios y la fidelidad a nuestro estado de vida.

Cada vez  estoy más convencido de la urgente necesidad de compartir el talento de predicar con a mis hermanos , desde el primer taller que realicé hace varios años atrás  con gran expectativa y también con cierto temor. Han pasado varias años de esta bella aventura y puedo ver con esperanza  que todo esfuerzo fue recompensado con los frutos de ver a mas personas llevando  la Palabra de Dios con gozo y determinación.

Solo me queda agradecer a Dios por ser llamado a predicar, pero sobre todo a compartir todo lo que he aprendido al ejercer este bello ministerio.

Quiero animarte a seguir tus sueños, a dar pasos de fe abriendo tu mente y corazón a nuevos caminos, Dios te llama y te ama.